Increíble lo que le sucedió a los Leones de Yucatán hoy en su casa, ya que la afición no asistió en buen número a la inauguración, y en la primera entrada perdieron un partido que merecieron ganar, pues los Sultanes de Monterrey apenas batearon cuatro hits.


Y por si fuera poco, después de la primera entrada en la que el derrotado Tomás Solís aceptó cuatro carreras y tres hits, el pitcheo melenudo estuvo intratable, ya que hilvanaron 23 outs en fila.
El abridor zurdo Solís retiró 16 bateadores en fila, y le siguieron Felipe Arredondo (dos outs), Manuel Chávez (uno), Andrés Ávila (tres de la octava) y José Manuel López, uno y después golpeó a Agustín Murillo para acabar con la seguidilla, y luego Drake le dio hit.


La primera entrada fue la única en la que ambos equipos anotaron, ya que los Sultanes hicieron cuatro, tres de ellas con el tremendo cuadrangular, con dos en base, de Ricky Álvarez, el ex melenudo quién finalmente demostró su poderío en Mérida.


Los Leones descontaron en la misma primera entrada, con una rola al cuadro, y a partir de ahí el abridor y ganador Edgar González y el derrotado Solís sostuvieron un gran duelo.


El pitcheo sultán tampoco estuvo mal, ya que el mánager Roberto Kelly utilizó en las últimas tres entradas a su tercia de lanzadores extranjeros: Manny Acosta, Nick Struck y Wilfin Obispo, quien se agenció el salvamento.


Fue una inauguración vistosa por los juegos artificiales, aunque sencilla por el hecho de que únicamente se presentó la canción oficial del cuarto campeonato.
Lo malo fue que pocas personas atestiguaron la ceremonia, ya que había menos de mil personas en el Parque Kukulcán Álamo, al cual finalmente se reportó que asistieron poco más de siete mil, lo que sin embargo no es una cantidad digna para una jornada inaugural en casa.
Hoy, los Leones buscarán empatar la serie con Andrés Meza en la loma.

Nicxa Horizontal