Del gozo al pozo, así fue el nuevo revés de los Venados FC Yucatán, primero en el torneo del Ascenso MX, ya que después de empezar abajo 2-0, empatar dramáticamente, al final perdieron 3-2, en el Apertura 2018.


En el Estadio Agustín Coruco Díaz, los  astados se levantaron de un terrible inicio, ya que en siete minutos les hicieron par de goles, pero lograron empatar, aunque no fue suficiente, ya que cayeron por primera vez en dos jornadas, aunque en la semana ya suman par de reveses, pues también cayeron en la Copa MX.


Los de Yucatán saltaron a la cancha con un binomio victoriano: los dos Víctor: Guajardo y Lojero en el ataque y dispuestos a recomponer el camino después del tropiezo del miércoles pasado contra el Puebla en la jornada 1 de la Copa MX.


De inicio, el encuentro lo propuso el local. Buscaba agradar a la afición en la grada y al técnico en la banca. Sin embargo, como manda la estrategia del técnico Bruno Marioni, Venados aguantó para medir al rival y plantear el ajedrez que le haga llegar a la puerta.


El dominio del partido estaba con el local, situación que no le incomodaba a los amarillos pues la línea defensiva encabezada por Manuel López y el refuerzo José Robles estaba bien plantada atrás y los embates cañeros no provocaban mayor peligro en la meta de Navarrete.


Fue necesaria una genialidad para que se abriera el marcador. Con la defensa bien escalonada e imposibilitados para hilvanar una jugada al frente Luis Márquez se encontró un balón en tres cuartos de cancha y sacó un zapatazo imposible para la estirada del arquero yucateco.


El balón se clavó en el ángulo superior izquierdo de Navarrete y el marcador se inauguró oficialmente a los 7 minutos.
Venados no terminaba de espabilarse por el primer gol recibido cuando ya tenía el segundo en la espalda. El 2-0 llegó por un yerro de la otrora bien plantada defensa y 80 segundos después Juan Hernández desbordó por izquierda y sin marca fusiló al portero.
Pasados los caóticos primeros minutos, Venados se asentó nuevamente en el campo y empezó a construir nuevamente su fútbol.Ahora empezó a apoyarse más por las bandas y después hacia el centro con Jahir Barraza.


Fue precisamente Barraza quien cerca estuvo de sorprender a Víctor Hernández con un disparo colocado de larga distancia, aunque no tuvo fortuna y el balón terminó en un tiro de esquina que -en jugada posterior- alejó la defensiva local.


A los 32 minutos, Venados había adelantado líneas y tenía mayor control de la pelota tanto en el medio campo como en el ataque. Y con ese planteamiento los ciervos obtuvieron su recompensa y acortaron distancias.
Todo empezó con Leandro Navarro. Una falta en su contra dio pie a un tiro libre directo. ‘La Bomba’ argentina, de diestra educada y potente, sacó un obús que con mucho trabajo el arquero envió a tiro de esquina.
De ese tiro de esquina nació el gol yucateco. Centro, remate de cabeza que Víctor Lojero estampó en el travesaño y que el capitán astado Aldo Polo contrarremató para sacudir la red y acercar en el marcador. En el cronómetro se contaban 34 minutos y en la pizarra el 2-1.
A partir de ese momento y hasta que concluyó la primera parte el dominio del partido fue amarillo. Una seguidilla de llegadas sin fortuna que permitieron a los de Zacatepec mantenerse arriba en el tanteador.


Incluso Aldo Polo tuvo otra oportunidad clara de gol, pero su disparo se fue desviado. Venados insistía, el local aguantaba y la fortuna se reía de los ciervos.
A tres minutos del final el árbitro Víctor Cáceres amonestó a Juan José Miguel por un pisotón sobre el local Rodrigo Izquierdo.
Los sureños habían olido sangre… y fueron por ella. Una jugada armada por derecha de los ciervos derivó en un pase filtrado para Víctor Guajardo en la línea final, sacó un centro medido para su tocayo Lojero y este no perdonó.


Fue con un saltó que rebasó por ganas y como por 10 centímetros al defensa Luis Solorio. Fue con un remate martillado que llegó el gol del empate. Víctor Lojero les daba un respiro a los ciervos en el minuto 47. La celebración fue la explosión de la presión contenida.


Los errores de los primeros minutos se lavaban y los yucatecos tenían la esperanza justo como al inicio del partido: intacta.
Para la segunda parte, Venados saltó con los mismos jugadores aunque al minuto 53 llegó el primer cambio: Jahir Barraza se resintió del muslo izquierdo y no pudo continuar. Marioni aprovechó meter a su refuerzo y compatriota Alexis Blanco que de paso debuta en la liga de Ascenso del fútbol mexicano.


Nuevamente el árbitro sacó una tarjeta preventiva, ahora para Armando González por una plancha sobre José Robles. En el listado de amonestados tanto ciervos como cañeros estaban empatados.


El técnico local Alberto Clark mandó su primer cambio: sacó al amonestado Armando González y metió al ex chiva Ronaldo Cisneros.
Venados mantenía la misma tónica con la que cerró la primera parte. Mantenía el control, cedía poco el balón al rival y buscaba el arco contrario. Polo con disparos de media distancia y con los espacios que generaba Blanco fueron el arma más peligrosa de los yucatecos. Incluso el capitán ciervo estrelló un balón en el poste de Víctor Hernández.


Zacatepec estaba borrado de la cancha y la desesperación de los jugadores quedó reflejada a los 66 minutos: Luis Márquez, el del golazo del primer tiempo, se metió al área en una arremetida y cuando sintió la marca del jugador ciervo de dejó caer para buscar el penal.
El árbitro no mordió el anzuelo. Sintió la intentona de engaño del medio ofensivo cañero y le enseñó la tarjeta amarilla. La segunda para el Zacatepec.
El técnico de Venados vio el desconcierto y la oportunidad para ajustar sus piezas: sacó a Guajardo y metió al zurdo velocista Franco Faría para terminar de desquiciar a la defensa de los verdiblancos.


Clark respondió con otro movimiento: metió a Ángel Gaspar y salió Carlos Zamora. Todo esto cuando corrían los 69 minutos.
Y cuando menos lo esperaban los dos equipos llegó otra pincelada. El local, el del 22 en el dorsal, Jonatan Valdivia, recibió un balón en los linderos del área y fusiló a Navarrete. Clavó el tercer gol y adelantó nuevamente a los de casa.


Un balde de agua helada para los yucatecos. Cuando mejor jugaban los ciervos se vieron nuevamente abajo en el marcador.
Y este golpe cimbró anímicamente y sacudió a los visitantes. El venado estaba herido, pero con ansias. El ciervo corría por todo el campo, mordía, buscaba.
Ni así bajó los brazos Venados. Con todo se lanzó al frente en busca del empate, estuvo cerca pero no llegó. Un cambio más de los visitantes, el yuca Eduardo Fernández por Juan José Miguel a quien el calor le pasó la factura.


El descalabro se consumó a pesar del esfuerzo. Ni modo, Venado. Las gestas heroicas no siempre se pueden.
El próximo encuentro de los Venados FC será igualmente de visita. Los pupilos de Marioni se meterán al estadio Alfonso Lastras para buscar los tres puntos ante el Atlético San Luis el viernes 3 de agosto a las 20:00 horas.
El fútbol regresa al estadio Carlos Iturralde el martes 7 de agosto para recibir la jornada 3 de la Copa MX cuando Venados le haga los honores a la Pandilla del Monterrey. El partido será a las 9 de la noche.

Decathlon Septiembre Horizontal 2