Con el sorpresivo anuncio de que Diego Maradona llegará al banquillo de los Dorados de Sinaloa en el Ascenso MX, el futbol mexicano le da la bienvenida a una nueva estrella del balompié internacional.

Campeón del Mundo en México 86, Maradona es uno de los grandes futbolistas que conquistaron al planeta entero por su gran técnica y carisma en las canchas. Comparado al nivel de O'Rei Pelé O Johan Cruyff, pero una década después, el Diego llegará a engalanar el baquillo del Gran Pez de Sinaloa.

Y no es la primera vez que Dorados anuncia a una estrella de este nivel. El 20 de diciembre del 2005 el equipo de Sinaloa, en ese momento de Primera División, firmó al multicampéon y estrella del Barcelona, Pep Guardiola, fichaje que sin duda fue a petición de su amigo Juan Manuel Lillo, DT del Gran Pez en ese año.

El idilio solo duró el Torneo de Clausura 2006 y en mayo, Pep volvió a España para iniciar su mejor etapa en el futbol, pero como director técnico.

A estos "grandes fichajes" se une el de Ronaldinho con los Gallos de Querétaro, sin duda el mejor de los futbolistas que han arribado al futbol mexicano. Dinho llegó el 5 de septiembre de 2014 a la Liga MX y de inmediato conquistó a todos, pues su Campeonato del Mundo en 2002, la infinidad de títulos en el futbol europeo y un consentido de los fans del Barcelona, fueron sus cartas de presentación.

Dinho anotó entre el Apertura 2014 y el Clausura 2015 siete goles en total, fue el causante de los llenos de La Corregidora, aclamado por toda la afición del Estadio Azteca en un duelo ante las Águilas del América y jugó una Final, siendo uno de los hombres más importantes. El 20 de junio del 2015 le dijo adiós al futbol mexicano.

Otras de las grandes personalidades en el futbol mexicano fueron Eusebio la "Pantera" Negra con los Rayados de Monterrey en 1976, donde marcó un gol en el torneo que participó.

El polaco Grzegorz Lato, quien jugó en la Temporada 1982-83 con los Potros del Atlante y donde se lució cin 15 goles.

Bebeto, Campeón del Mundo en Estados Unidos 1994, llegó con los extravagantes Toros Neza en el Invierno 1999, pero su estadía solo duró ocho juegos, dos goles y dos asistencias. Una fugaz participación, pero dejó un sabor especial, pues un Campeón del Mundo engalanó las canchas mexicanas.

De 1995 a 1998, Emilio Butragueño desfiló con la playera de los Toros de Celaya, dando un toque de elegancia Merengue al futbol mexicano, donde incluso jugó a lado de su compañero en el Real Madrid, Hugo Sánchez.

Bernd Schuster, el mítico centrocampista alemán, jugó con los Pumas de la UNAM en la Temporada 1996-1997, justo antes de decirle adiós a las canchas y convertirse en entrenador de futbol.

Junto a los Tiburones de Veracruz, René Higuita y José María Bakero llegaron entre 1997 y 1998 al futbol mexicano.

Y así la lista de grandes estrellas del futbol mundial sigue creciendo y desfilando por las canchas de México.

Información de medio tiempo.com

Nicxa Horizontal