La cueva de Ucil en Cenotillo recibió a mexicanos de otros ustedes, así como un atleta de Australia y China

Ronald Rojas

Para entrar a la cueva, había que doblar el torso. Caminar por unas frágiles escaleras de madera que se perdían en la obscuridad. Solo unas velas recién colocadas alumbraban algunos escalones. Pero al llegar abajo, se podía apreciar el rayo de sol que entraba por la superficie que le daba luz al agua azul del cenote de Ucil, en el municipio de Cenotillo, en Yucatán, donde se llevó a cabo una competencia libre de buceo, conocido como apnea con participantes de tres continentes diferentes.

El organizador de la justa fue Alejandro Lemus, un habitante de la Ciudad de México pero que su pasión por la inmersión, lo ha convertido en un frecuente visitante de la península del sureste de la República. 

Lemus, quien dice ser un pupilo del venezolano y acreedor de varios récords guinnes, Carlos Coste, aseguró que la idea de organizar una competencia en Yucatán se le subió a la cabeza luego de conocer los secretos ocultos que escondía esta tierra del Mayab. “Tuve la fortuna de poder organizar este torneo en este lugar maravilloso. Lo encontramos hace un par de años y es perfecto para la práctica de apnea, tiene buena visibilidad, buena temperatura, esas características son lo que buscamos para organizar este tipo de torneo”, esbozó el organizador.

El propio Lemus fue uno de los héroes de la jornada al descender a noventa metros en el cenote Ucil, el cual tiene una profundidad de cien metros. Aunque no tiene las pruebas en la mano, el atleta considera que la inmersión representó un nuevo récord. “las condiciones son muy buenas creo que la próxima edición habrá mejor participación y de mas países. Las condiciones favorables son que no estamos expuestos a un mal clima, a una ráfaga de viento, quizás lo único negativo es que el agua es dulce lo que hace más difícil el buceo”, puntualizó.

Tres continentes en un cenote yucateco

En ese rincón del municipio de Cenotillo se reunieron atletas de diferentes rincones del mundo. Aunque fue una prueba con escasa publicidad, un australiano y un representante de la República Popular China dijeron presentes solo para fijar una marca personal en la alberca natural de raíces mayas.

Los habitantes del sector acudieron a ver la competencia y obedecieron las reglas del torneo, es decir hicieron silencio antes de cada inmersión y regalaron los aplausos cada vez que una persona salía del agua y hacía la seña respectiva para evidenciar que no había sufrido una descompresión. Sin embargo, no faltó la advertencia de un habitante de la zona. “Tiene su tiempo el cenote, que si no es agraciado, no es bendecido tiene su temporada que se lleva mucha gente”, dijo José González Hernández. “Una vez vinieron tres buzos de Miami, Florida y solo salieron dos”, aseguró.

Los mismos apneístas del estado se han encargado de promocionar los cenotes de Yucatán para realizar este tipo de torneos. “Yucatán es uno de los pocos lugares en el mundo, donde puedes encontrar cenotes, con agua dulce, clara limpia y maravilloso”, manifestó Pedro González.

”Ha  ido creciendo en todo el mundo, en Yucatán, en México. Es un deporte muy popular, es una disciplina muy segura sobre todo cuando se cumple con todas las normas de seguridad”, soltó el yucateco.

Antes de culminar la competencia, los organizadores de la prueba de apnea le agradecieron a los habitantes de Cenotillo por su hospitalidad pero al tiempo, le pidieron mantener estos espacios naturales libres de basura para volver cada año y que Yucatán no pierda su condición de sede mundial de la práctica del buceo libre.

Decathlon Septiembre Horizontal 1