Los Gallos de Querétaro, New York Red Bull, el Cosmos y ahora, los Dorados de Culiacán. Esos son algunos de los equipos que han entrado a la escena del futbol internacional gracias a fichajes de mucha convocatoria y poder mediático.

La semana pasada los Dorados lo volvieron a hacer. Con la llegada de Diego Armando Maradona al banquillo del “Gran Pez”, los ojos del mundo le dieron su atención a uno de los sotaneros de la Liga de Ascenso, que sin haber logrado nada en el plano deportivo, ya es portadas en distintos países.

Como en cualquier cosa, la adquisición del polémico personaje dejará cosas buenas y otras no tan buenas, pero será el futbol quien tenga la última palabra. Mientras, sólo queda ver al pasado y preguntarnos si lo que Diego puede hacer como entrenador emulará en lo más mínimo a su innegable legado como jugador.

Viendo su trayectoria como entrenador, solamente hay una constante: los malos resultados. Empezando por la más dolorosa de sus caídas como técnico, cuando dirigiendo a la selección de Argentina se comió cuatro goles contra Alemania en cuartos de final para quedar eliminados de Sudáfrica 2010.

Pero no es solamente su fracaso con la albiceleste, con su primer equipo, el Deportivo Mandiyú, solamente consiguió una victoria en doce partidos y consiguió una efectividad del % 8.33. Lo mismo pasó con su segundo equipo, el Racing Club, dos victorias en once enfrentamiento y un pobre %18.18 de efectividad.

Otra constante, que no se limita a su carrera como entrenador, han sido los escándalos. Desde problemas con drogas y salud, hasta polémicos comentarios políticos y reacciones agresivas con la prensa y afición.

Es más, tan es una “pachanga” el balompié azteca, que el presidente de los Dorados, Antonio Núñez, aceptó que la contratación del “Pelusa” es un fichaje con fines mercadológicos.

Maradona, quien ha apoyado el socialismo en Latinoamérica, tendrá ingresos por 150 mil dólares mensuales, lo que lo convierte en el segundo entrenador mejor pagado, solamente superado por el “Tuca” Ferretti.

Pero como dije anteriormente, habrá cosas buenas y cosas malas, y luego de pensar un buen rato y rebotar ideas con los compañeros de la redacción, llegamos a la conclusión de que hay dos aspectos menores que podrían ayudar al equipo: el primero la motivación de tener a uno de los mejores jugadores de la historia como líder y la motivación que ello conlleva, y la segunda que sólo habrá un responsable de los malos resultados que tendrán los Dorados de Culiacán por poner todos los huevos en una canasta y que resulta ser la equivocada.

Decathlon Septiembre Horizontal 1