Por: Luis Escobar Pasquel

 

Hoy todos quieren hablar de la actuación que tuvo el tricolor anoche frente a los Estados Unidos como grandes técnicos mundiales; pero la verdad es que está de sobra intentar encontrar argumentos tácticos en un partido en el que se enfrentaron dos cuadros jóvenes y que tienen poco de jugar en conjunto, y que ambos inician un cambio generacional. Aunque sí se puede ver de dónde parte cada uno de los representativos.

De los 19 jugadores que estuvieron a la disposición del Tuca para el enfrentamiento de anoche, solamente uno milita en el futbol europeo; Oswaldo Alanís, que juega en el Oviedo de la segunda división española. El resto de los jugadores participan en la Liga MX.

Por su parte, David Sarachan tenía a su disposición doce elementos que radican en el viejo continente, destacando a personajes como: Timothy Weah (PSG), Bobby Wood (Hannover 96) y Eric Lichaj (Hull City).

Entonces estamos hablando de que entre los dos equipos “B”, el estadunidense es más joven y con más jugadores en Europa, sin embargo esa superioridad no se ve completamente plasmada durante los 90 minutos que rueda la pelota, ya sé que había dicho que no hablaríamos del juego de ayer, pero es innegable que el equipo que mejor futbol desplegó fue el mexicano.

Aunque nuestra vanagloriada Liga MX es una liga competitiva, dista muchísimo de la competitividad que hay en las ligas europeas de calidad, y llegará un momento en el que los mejores jugadores serán los que han tenido mayor exposición a esa misma competitividad. Estamos hablando que, jugadores como Jürgen Damm, Rodolfo Pizarro, Jesús Gallardo u Orbelín Pineda, entre otros, en vez de estar firmando contratos millonarios en México, deberían estar probando suerte en Europa como muchos otros mexicanos que luchan por mantenerse en ligas de mayor competitividad, pero no.

Ya sea por la comodidad que significa jugar en tu país, “El pacto de caballeros”, las millonarias cantidades que piden los clubes para dejar ir a sus promesas o simplemente el miedo que tienen algunos futbolistas de dejar el estrellato en una liga de medio pelo, es que el balompié de nuestro país no acaba de despegar.

Nos burlamos de la MLS por estar al yugo de los equipos mexicanos en la Concachampions, pero démonos cuenta que el futuro de la selección de las barras y las estrellas no está en la liga doméstica, está en Europa.

Lapa Mundial Horizontal