Por Walter Cendón

Si algo es notorio en el fútbol actual es que el club merengue está viviendo una de las mejores fases en su historia, tal vez la mejor de todas. El equipo blanco arrasó durante el más reciente año con todo lo que tuvo en frente: Liga, Champions League, Mundial de Clubes, Supercopa de Europa y Supercopa de España. La Copa del Rey fue el único título negado tras la eliminación frente al Celta de Vigo en cuartos de final.

Los dirigidos por Zinedine Zidane alzaron la Supercopa española por un global de 5-1, para hacer de la “bienvenida” a Ernesto Valverde, nuevo técnico del Barcelona, una verdadera pesadilla. Cabe mencionar que el club merengue fue ampliamente superior a los azulgranas en ambos partidos, exhibió a la defensa rival y recalcó el gran paso por el que pasa el club blanco.

El técnico francés, quien cuenta con la confianza de todos sus jugadores, encontró equilibrio en los minutos que disputan cada uno de ellos. Con una zaga defensiva liderada por el capitán Sergio Ramos, con las notables actuaciones de jugadores como Asensio, quien anotó en sus cinco debuts; un Modric como el “cerebro” del medio campo, con 1217 pases completados la pasada temporada en todas las competiciones; Isco, con su magia que maravilla a los aficionados blancos, con 11 goles y siete asistencias el año pasado; y Cristiano Ronaldo, 42 goles en toda competencia lo respaldan.

La racha goleadora de 67 partidos consecutivos con gol anotado por la que pasa el Madrid hace pensar que el club vive un momento de superioridad sobre cualquier rival del Viejo Continente, y que esta temporada, me atrevo a decir, podría igualar el famoso “sextete” que consiguió el Barcelona dirigido por Pep Guardiola, en la temporada 2009-2010.

El Real Madrid disputará, aparte de las Supercopas de Europa y España, la Liga, la Champions League, la Copa del Rey y el Mundial de Clubes, donde todo seguidor del club blanco confía en que irán a parar a la vitrina del Santiago Bernabéu.

Nicxa Horizontal