Por Juan Pablo Capetillo

Por supuesto que no hay desempeñó como director técnico que merezca insultos y ofensas, sea bueno, malo o regular. Las ofensas al Sr. Osorio vienen de fanáticos acomplejados, con algún tipo resentimiento o trauma, sin educación alguna.

Este tipo de actos hay que recriminarlos en todos los ámbitos, no sólo en el fútbol. El que un cobarde se esconda detrás de una multitud para insultar y ofender es de las peores bajezas que se pueden hacer.

Por otro lado, creo que el hecho de que los jugadores de la Selección Mexicana expresen en sus redes sociales apoyo a su entrenador habla bien del manejo de grupo que tiene éste y me parece un error la omisión de los que aún no levantan la voz.

Ahora, esto no quiere decir que la crítica se tenga que acabar, al final el 7-0 está en la memoria, la Confederaciones fue un mal torneo y la Copa Oro un gran fracaso. El puesto del señor Osorio como timonel del Tri tendría que estar en cuestionamiento.

¿Es su culpa? ¿Recuerdas que a todos los técnicos nacionales les ha ido mal? ¿Te olvidas de los procesos? ¿Acaso los jugadores no tienen culpa? En mi opinión es su responsabilidad, las rotaciones se hacen con jugadores de características similares. ¿Qué resultado le ha dado que un centro delantero juegue de extremo o que un volante esté en la contención? ¿O que los centrales jueguen por las bandas? Sus rotaciones no funcionan, no sólo no juegan a nada, sino que está perdiendo la cabeza con suspensiones que perjudican y los resultados se esfuman lentamente. Todavía respira gracias a una tranquila eliminatoria en Concacaf.

Los aficionados tenemos que ser respetuosos, pero los profesionales tienen que aceptar la crítica y responder por sus acciones. “Chícharo”, te hablo a ti, no queremos ver al máximo goleador de la Selección fuera de la misma, te queremos ahí, pero sí criticamos cuando fallas en un partido importante. Tampoco queríamos ver fuera a Rafa Márquez, simplemente criticábamos cuando perdía la cabeza y se hacía expulsar cuando más lo necesitábamos. Y a Hugo, ¡por favor Chícharo! Lo único que le pedíamos al “Pentapichichi” era que nos diera la mitad de lo que le dio al Madrid. Javier, con el dinero que ganas y con lo que te quiere la gente, deberías aguantar un poco más, que comparado con Rafa y Hugo, tú no has ganado nada.

Mayab universiada horizontal