Por Martín Arias | Twitter: @martinariasm

Floyd “Money” Mayweather vuelve a demostrar que es el rey del espectáculo boxístico y una máquina generadora de dinero a pesar de regresar por enésima vez del retiro.

Mayweather, con su simple estatus de leyenda, derrotó sin sobresaltos a un Conor McGregor que hizo el esfuerzo por ser un rival digno, pero a quien no le alcanzó el gas para dar más de sí mismo.

A pesar de que la pelea estuvo lejos del nivel acostumbrado de un combate premier de boxeo tradicional, el show resultó sumamente entretenido, aspecto en el que Mayweather y McGregor cumplieron con creces.

Lo visto en el T-Mobile de Las Vegas el sábado pasado fue tan exitoso que Mayweather lo volvió a hacer: ganó 100 millones de dólares netos más ingresos de publicidad, mientras que Conor McGregor se llevó 75 millones de dólares, más 25 en cuestiones de mercadotecnia, ¡un dinero que “The Notorious” no volverá a ver en su carrera!

Ahora bien, Mayweather consiguió un cheque multimillonario una vez más y alcanzó la cifra histórica de 50-0, a pesar de lograrlo contra un rival tan limitado como McGregor, por lo que debe ser momento para que Floyd se vaya definitivamente del boxeo profesional y se dedique a apoyar nuevos talentos con su promotora.

El “Money” sabe que la pelota está en su cancha y puede seguir haciendo funciones de este tipo para seguir ganando dinero, pero sería mejor que permita el surgimiento de nuevas figuras y que no opaque otras funciones verdaderas de boxeo, como lo hizo el pasado sábado con el combate entre Miguel Ángel Cotto y Yoshihiro Kamegai, una pelea que fue mejor en todos los sentidos y que se anunció primero que el Mayweather vs. McGregor, pero que lamentablemente quedó en segundo plano por el morbo que causó el tiro entre el estadounidense y el irlandés.

Ahora las cosas tienen que volver a su lugar. McGregor debe volver a ser ese guerrero feroz e intimidante en las artes marciales mixtas y no la “cenicienta” en el boxeo, un deporte que no domina en su totalidad y en que se requiere más que sólo deseos para ser una figura. Por otro lado, a sus 40 años, ya es momento de que Mayweather vuelva a descansar y se quede ahí, por su bien, el de su familia y el del boxeo mismo.

Feliz retiro, Floyd.

Bepensa Horizontal