La pelota… qué linda pelota. Instrumento con el que un niño se divierte, con el que empieza a encariñarse con el béisbol. A veces una pelota muy blanca y muy nueva para la fortuna de unos, o muy sucia, vieja o hasta improvisada con hilos y chapas en la fortuna de otros; pero siempre adorada, porque ella es el centro de todo. Luego viene el bate, el que te hace sentir poderoso y grande en algunos turnos, ¿y en otros? Bueno, solo le echas viento al cátcher, pero que bien se siente pararse en esa zona aunque al principio solo te lleves las risas de tus compañeros.

Se fueron encariñando y emocionando más y más. Tal vez alguno convenció a sus papás, u otra persona vio la chispa en otro, pero de repente estaban en una escuelita de béisbol, grande, chica, moderna o descuidada, sea como sea a todos les generaban la misma emoción. Ahí salió a relucir la pasión y aprendieron que es perder y que es ganar, sobre todo, como se siente. Se formaron, aprendieron cuáles son sus fortalezas, y también debilidades… tranquilos niños todos las tenemos. Torneos iban y venían en sus comunidades y luego comenzaron a escuchar de la meta, el más privilegiado, el gran salto que todos quería dar… el salto hacia Williamsport, La Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

Tal vez se fueron emocionando, al escuchar que varios de su misma academia llegaron a las Grandes Ligas, y ahora Williamsport era la plataforma para llegar a ella, emulando a sus ídolos. Hoy para estos niños de 11-12 años de 16 equipos se les abre las puertas del mundo. Hoy es su gran día, porque inicia el momento en que puede demostrar lo que tienen y hacerse sentir en un evento que se trasmite a nivel internacional, de contar sus historias de vida y de estar un pasito más cerca de su objetivo.

Volteemos a ver a estos niños porque vaya que representa el espíritu de superación de la humanidad. Prende la tele y: si eres jugador de la MLB, míralos y recuerda donde empezaste; si eres un familiar, apoya su determinación y valentía; si representan a tu país, siéntete orgulloso y apóyalos porque ellos son el futuro; si simplemente eres fanático del béisbol, míralo y aprecia cómo se forman las futuras estrellas de la Gran Carpa; y si no te gusta para nada, solo míralo, te aseguro que te dejarán una sonrisa con solo verlos jugar.

 japan 83015

Todo hijo ganador tiene una madre de campeonato. ¡Feliz día a todas ellas!

Por Paola Finol | Twitter: @paolafinol 

Hoy en día es acertado decir que el deporte es una corriente que mueve masas, una corriente que es capaz de cambiar y hasta mejorar el estado de ánimo de un país entero, e incluso, de llegar a opacar situaciones económicas y hasta políticas. Mucho de ello ha tenido que ver en la forma en que el hombre ha vendido el deporte como una experiencia, es decir, el hombre convirtió al deporte en una industria de sueños e ilusiones.

Banner_Horizontal_TDJ_Radio_RASA