Por Paola Finol

A los 35 años con 342 días de edad, un hombre alzó los brazos en señal de victoria, una señal en la que le gritó al mundo: “Sí, aquí estoy ganando mi 8° título de Wimbledon. Sí, lo gané sin perder un solo set”. Pero lo más notable de esa señal de victoria fue la mirada de hombre enamorado de lo que hace, que decía: “Sí, logré lo que yo no pensé que podría volver a lograr”.

La psiquis es el principal rival de un atleta, la batalla más dura, y si un jugador no es capaz de sobreponerse a las dudas que le sobrevuelan, no podrá explotar sus habilidades.
Bajo este pensamiento sobresalen las palabras de Roger Federer en el discurso previo a la victoria: “Se hubieran reído si les hubiera dicho que iba a ganar dos Grand Slams este año. Yo tampoco creía que iba a ganar dos este año. Les pedí a todos en mi equipo que me dijeran con sinceridad si pensaban que podía ganar alguno de los torneos grandes otra vez.”

Pero sucedió, el Roger Federer del aquel juego hermoso y muy técnico que lo caracteriza, luego de los muy sonados 6 meses de descanso que tomó, regresó, y lo hizo con mucha fuerza, pero sobre todo, con salud. Con un Marin Cilic lastimado que evidenciaba sus puntos débiles, Federer pudo aprovechar los espacios y no escatimó en aprovechar la ventaja, llevándose el torneo en la final más corta desde el 2002, registrándose en una hora y 41 minutos.

federerweb2

EL FUTURO

¿Qué viene para Roger Federer? Como lo dice el mismo as suizo: “El mejor ganar trofeo es sentirme sano”, y así es. Mientras Federer no recaiga en lesiones, todavía tendrá gas en el tanque para seguir rompiendo récords, especialmente, el de títulos de la ATP, donde se encuentra empatado con Ivan Lendl, con 93 títulos y por detrás de Jimmy Connors con 109.
A nosotros los aficionados nos queda disfrutar de uno de los mejores atletas de la historia, y por qué no decirlo, el mejor tenista en césped de todos los tiempos, hasta que la salud física y mental se lo permitan.

Sé que muchos desean que entremos al debate: ¿Es Roger Federer el mejor tenista del mundo? En lo personal no podemos llamar a un atleta el mejor de una disciplina en particular cuando hay otro que está por encima en una de sus vertientes. Y sí hablo, de Rafael Nadal, el indiscutible “rey de la arcilla”, pero ésa es una mera opinión de su servidora. Recordemos que entre gustos y colores, no han escrito los autores.

Lapa julio horizontal