Por Paola Finol

El béisbol es un deporte que, por su complejidad, es sumamente difícil mantener un paso dominante, pero de vez en cuando todo se junta para que podamos deleitarnos con un equipo que emprende un camino victorioso, mostrando sus fortalezas y rompiendo gran variedad de récords en su paso.

En esta temporada los protagonistas son Los Ángeles Dodgers. El desempeño post Juego de Estrellas del equipo ha sido estupendo, sumando ya 10ma. victoria al hilo. En su “racha positiva” el equipo ha ganado 30 de los últimos 34 partidos, que se traducen en una efectividad de .879, un número que definitivamente es fuera de serie, una efectividad que, de mantenerse así, proyectaría que los Dodgers consigan 125 partidos ganados al final de la temporada.

Esperar 125 partidos, ¿es real?

Pues para Clayton Kershaw y compañía lo es. El experimentado lanzador de los Dodgers alega que el buen desempeño del equipo es una realidad y no es una simple racha, llegando a decir que ya es la normalidad del equipo e insinuando que el equipo va a ser capaz de seguir con la actuación que presumen. Si analizamos al equipo y todo lo que tienen para aportar, sus palabras están respaldadas gracias a las muy buenas salidas de Alex Wood y el mismo Kershaw, la sensacional temporada del novato Cody Belliger, la potencia con el madero que aporta Yasiel Puig, quien trae las carreras al plato entre muchas otras virtudes que posee equipo.

Pero seamos realistas, este deporte no acepta hegemonías de temporadas, no hay jugador o equipo que se pueda mantener tan caliente cuando se juegan tantos días a la semana, por lo que tener un súper equipo bajo el concepto de que sea aplastante toda la temporada con 150 juegos ganados. No existe. El último récord tan grande de victorias en una temporada lo lograban en 1906 los Cachorros de Chicago para luego ser repetido por los Marineros de Seattle en el 2001, pero desde ese entonces no hay equipo que se haya acercado, ni mucho menos a los 125 partidos a los que se aspiran.

Amigos Dodgers, a todos nos encantan romper récords y deslumbrar a los aficionados, pero bajando los pies a la tierra, hay que preocuparse primero por llegar fuertes a una postemporada que seguramente tendrán, y primero fijarse la opción de las 116 victorias, no 125, porque eso no es real.

Decathlon julio horizontal 2