Pasaremos un Día de Muertos lleno de mucha adrenalina y golpes con el combate entre la superestrella mexicana del boxeo Saúl “Canelo” Álvarez y campeón mundial ruso de peso semicompleto Sergey “Krusher” Kovalev, un pleito pactado en la categoría de los semipesados que será un nuevo reto en la carrera del tapatío.

Bajo el argumento de buscar nuevos retos para su carrera e ir por el cuarto título mundial vigente en divisiones diferentes, Álvarez decidió subir de peso mediano (160 lbs.) hasta la división de los semicompletos (175 lbs.) para verse las caras con Kovalev, lo que en el papel sí se antoja como un desafío para la trayectoria del pelirrojo peleador.

El pleito en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, Nevada de este 2 de noviembre, reunirá a un “Canelo” Álvarez (52-1-2, 35 KO’s), de 29 años y 1.73 m de estatura, contra el vigente campeón semipesado de la OMB, quien ostenta récord de 34-3-1, 29 KO’s) que le supera en alcance, con una estatura de 1.83 m.

De salir con la mano en alto, el mexicano igualaría la proeza de otros históricos púgiles mexicanos, como Erik “Terrible” Morales, Juan Manuel Márquez y Jorge “Travieso” Arce, quienes lograron hacerse de cuatro cetros mundiales.

¿RIESGO VERDADERO?

La palabra que más se ha escuchado de parte de “Canelo” y su equipo es “riesgo”, al referirse a que saldrá de su zona de confort para asaltar una categoría de mayor peso. Sin embargo, ¿puede un Kovalev que ya tuvo sus mejores peleas ser un verdadero riesgo a sus 36 años?

Pareciera que pudimos ver lo mejor del ruso en esos dos combates que sostuvo contra André Ward en 2016 y 2017, ambos con resultado de derrota, la primera por decisión unánime y la segunda por nocáut técnico (aunque cuestionable, porque hubo un golpe bajo en la definición del combate). A pesar de ello, no se puede subestimar a un contrincante experimentado que pasó invicto en 31 peleas.

LAS CLAVES DEL COMBATE

Sin duda alguna, la distancia será una ventaja para Kovalev, quien con su 1.83 de estatura tratará de mantener al “Canelo” a la distancia con el jab, pues aunque también ha demostrado que tiene poder en los brazos, no le conviene la pelea en el cuerpo a cuerpo.

Del mismo modo, entre las combinaciones más temidas, y quizá la más poderosa del ruso, destaca su cruzado de derecha, ese mismo que envió a la lona a André Ward, por lo que el mexicano debe tener cuidado al momento de entrar al ataque en la zona corta.

Si bien la juventud y la potencia están del lado del mexicano, Álvarez tendrá que asumir el riesgo de llevarse golpes cuando intente entrar en la guardia del contrario, ya que los golpes cortos son la especialidad de la casa para el tapatío y tendrá que hacer uso frecuente de ellos para ir “ablandando” a un peleador mucho más grande en peso y estatura.

Otra virtud que “Canelo” debe lucir, a pesar de su aumento de peso, será su velocidad, esa que lo ha sacado de problemas y le ha dado la gloria en choques complicados, como en los dos contra Gennady Golovkin o en el caso más reciente contra Daniel Jacobs.

Lo interesante de este combate será ver cómo se desempeña Álvarez con un peso con el que jamás ha combatido a nivel profesional, ya que sus embates pueden llegar a lucir más potentes o, incluso, más lentos, dependiendo de los escenarios en los que se torne el combate.

Igualmente, será importante apreciar la resistencia del mexicano como semicompleto y ver en qué episodio puede comenzar a mostrar señales de agotamiento, por su constante movilidad y juego de piernas, por lo que su esquina tiene que estar lista para hacer los ajustes necesarios.

Explosividad, golpes de poder y hasta la promesa de nocáut están latentes en un combate donde Saúl “Canelo” Álvarez buscará llegar, de nuevo, a su cita con la historia.

Decathlon Septiembre Horizontal 1