El basquetbolista Dwyane Wade se declaró feliz de volver al Miami Heat, el equipo con el que ganó tres títulos de la NBA, y aseguró que pese a los dos años y medio que pasó por los Chicago Bulls y los Cleveland Cavalliers, nunca se fue.

“Estoy feliz de estar de regreso. Mis ojos y mi corazón siempre estuvieron aquí. Lo dije desde el principio, no me iba a ir, tenía un código postal y un jersey diferentes en mi cuerpo, pero en el fondo siempre estuve aquí", dijo el jugador en su primera rueda de prensa en la Arena American Airlines de esta ciudad.

Wade, de 36 años, aterrizó en Miami la víspera y su regreso significó un verdadero “bombazo” en el cierre del mercado de la NBA.

“Es algo que imaginaba que pasaría algún día (su regreso). Simplemente no sabía que vendría tan rápido ahora. Pero siento que el tiempo es perfecto", señaló el jugador, cuya salida fue muy criticada por los aficionados, los mismos que ahora le han manifestado su simpatía y confianza.

El mayor efecto del regreso de Wade a Miami Heat ha sido en la NBA y dentro de la Conferecia Este, donde de pronto su equipo se ha posicionado como uno de los candidatos a ganar el título.

Lapa Mundial Horizontal