Los Azulejos de la Dolores Otero le arruinaron la fiesta inaugural a los Constructores de Cordemex, al imponerse 2-1, en la jornada inaugural sabatina de la Liga Meridana de Invierno de Béisbol en su temporada 2018-2019.


El pizarrón habla de lo cerrado que se tornó el encuentro en Cordemex, el cual inició con un duelo de serpentinas a cargo del local Ismael “Makanaki" Castillo y por el lado visitante, Dagoberto Vargas. Dicho duelo terminó para ambos sin vencedor ni vencido, ya que abandonaron el encuentro sin que haya una definición.

Los Constructores fueron los que tomaron ventaja en el marcador, en la parte de abajo del cuarto rollo. Con uno fuera, Julián Briceño recibió pasaporte, cortesía de Vargas, acto seguido se lanzó a la conquista de la intermedia y un lanzamiento después, logró pisar el plato, mediante el indiscutible del máscara constructor Oswaldo Cabrera y de esa manera puso arriba a su equipo, 1-0.

Eso fue todo el daño que le pudieron hacer los de norte de la ciudad al abridor de los sureños Azulejos. Su contrapelo, Ismael Castillo, se vio como en sus mejores tiempos con los Piratas de Campeche, en cinco entradas de labor sólo aceptó un imparable, otorgó un pasaporte y engomó a cinco enemigos. Justo para apuntarse el triunfo, pero el destino le tenía preparado algo distinto al bullpén constructor.

En la parte alta del octavo episodio los Azulejos pudieron escapar de la jaula donde los mantenían los lanzadores de Cordemex. Gilbert Irigoyen retiró a sus dos primeros enemigos, hasta ahí todo bien, pero el destino dispuso otra cosa, Nígel Novelo atizó sencillo, un batazo duro que pasó entre las piernas del antesalista Luis Pereira. Adrián Gómez entró a correr en la inicial. El cubano Jorge Tartabull continuó el ataque con sencillo al prado izquierdo.

El alto mando de Cordemex, Leo Arauz, no lo pensó más y trajo a Miguel Herrera, sin embargo el cubano Osniel Maderas fueteó sencillo al jardín derecho con el que impulsó a Gómez, desde la intermedia, con la carrera de la igualada.

Sóstenes Verdugo, el siguiente bateador, conectó un elevado flojo que picó en terreno bueno, muy cerca de la raya del jardín derecho, ante la desesperación del patrullero Julián Briceño, lo cual fue suficiente para que Tartabull pise la chocolatera con la segunda carrera de los Azulejos y de paso poner el marcador definitivo.

Todavía hubo más emociones, aunque no carreras. En el cierre del noveno capítulo los Constructores intentaron armar una rebelión que puso a la fanaticada de ambos equipos al filo de la butaca.

Wilberth Aguilar dio la voz de ataque con sencillo. Sergio Osorio fue ponchado. Luis Pereira entregó el segundo tercio en elevado al izquierdo, y cuando todo indicaba un final tranquilo, Ricardo Vázquez conectó sencillo al prado derecho. Posteriormente ambos corredores avanzaron una estación por un lanzamiento descontrolado de Fernando Villalobos.
El emergente Andrés Rodríguez recibió pasaporte para congestionar los senderos. Empero, Villalobos se fajó los pantalones y con soberbio ponche a Julián Briceño terminó el suplicio de los visitantes azulejos, y de paso acabó con las esperanzas de los constructores de empatar. El lanzador triunfador fue el motuleño Carlos Pech.
Con la majagua los únicos que conectaron a dos imparables fueron los locales Wilberth Aguilar y Ricardo Vázquez.
Antes del encuentro se efectuó una ceremonia inaugural, en la que el veterano deportista Miguel Arcángel Correa efectuó el primer lanzamiento, teniendo como receptor de Constructores Oswaldo Cabrera y como bateador al azulejo Osniel Maderas.

Nicxa Horizontal