A veces en el fútbol no se necesita jugar bonito, ni bien, para ganar y al final ese resultado es lo más importante, sobre todo para los Venados FC Yucatán, que hoy sumaron tres puntos cerca del final, con un penal y ante un rival, como Tampico Madero, que por momentos mereció un poco más que salir con las manos vacías del Estadio Olímpico Carlos Iturralde Rivero, donde se reportó una asistencia de 4,026 aficionados, aunque parecieron mucho menos en las gradas.


El gol del veterano Víctor Lojero, al minuto 85 de penal, inclinó la balanza para el lado ciervo, después de un juego muy irregular con muchos errores en su desempeño táctico, sobre todo, ante un rival que si bien se defendió, mostró buen acompañamiento para llegar al área local.


El partido parecía que se definiría con un justo empate a cero, pero al minuto 85, Franco Faría desbordó por la izquierda y luego recortó hacía el centro, y fue zancadillado a la entrada del área para que el árbitro Sergio Ruvalcaba marque el penal, el cual cobró con acierto Lojero, quien había fallado tres claras, dos de ellas en solitario en el área visitante.


En los primeros 45 minutos, las acciones fueron ríspidas, al inicio, lo que obligó al central a sacar las tarjetas amarillas, y al paso del tiempo, el Tampico Madero mostró mejor control del balón, sobre todo acompañamiento para atacar, empero la más clara la tuvo Lojero, a quien le desvió su disparo el portero Jorge Alvarado al minuto 35.


Para la segunda parte, la entrada de Franco Faría mejoró el accionar ciervo, con más desborde por la parte izquierda, donde Víctor Zúñiga pasó desapercibido.


El Tampico tuvo una clara al minuto 63, cuando el portero Armando Navarrete realizó un atadajón y luego en la misma jugada, Aldo Polo sacó la pelota en la línea de la portería cierva.


Hacía los últimos 15 minutos, la mejoría cierva se notó, aunque sin mucho que destacar, pues los centros no fueron nada del otro mundo.

Decathlon julio horizontal 1