Sí los Venados FC Yucatán esperaban salir hoy de su mala racha, simplemente no fue así y ahora su verdadera preocupación debe ser salir del tobogán que se encuentran, pues ya suman ocho partidos sin ganar en el Clausura 2018 del Ascenso MX, luego de que los Correcaminos de la UAT los humillaron en casa, tras imponerse 3-1 ante 3,945 aficionados en el Estadio Olímpico, donde se escucharon gritos de reprobación en contra de jugadores y el técnico Bruno Marioni.

A diferencia de otras ocasiones en las que hacían más en la cancha, pero los resultados no se daban, ésta noche fue todo lo contrario, ya que poco hicieron por la victoria y terminaron el primer tiempo con la mínima ventaja por un penal dudoso y luego, en la parte complementaria se desplomaron,al aceptar tres anotaciones en 15 minutos.

Realmente la brújula de los astados sigue extraviada, ya que no se observa a lo que juega, pues pareciera que buscan balonazos para provocar el error del rival y no crear sus tradicionales opciones por las bandas.

La cosa es más complicada para los ciervos, porque ya sólo quedan tres encuentros y tienen apenas 12 de 36 puntos disputados. La posibilidad de calificar aún es posible, pero por su forma de jugar no se aprecia por dónde mejorarán.

El primer tiempo no tuvieron llegadas peligrosa y el gol se dio gracias al penal dudoso que marcó Jonathan Hernández, tras un recargón por atrás sobre el argentino Luciano Nequecaur, quien sintió la presión y se dejó caer para que se marque la falta, la cual cobró con acierto. El gol cayó a los 17.

El resto del primer tiempo fue de los Correcaminos que abrían los espacios y buscaban empatar, pero el portero Armando Navarrete tuvo acertadas intervenciones.

Se sentía que el segundo tiempo no sería fácil y así sucedió, pues a los 35 segundos del silbatazo se marcó un penal, igual dudoso, pues pareció que el árbitro central compensó y el ex astado Julio Atilano empató.

Apenas iban 3 minutos y los tamaulipecos anotaron el 2-1 con el cabezazo de Arturo Ortiz.

Perdidos en la cancha, los astados volvieron a fallar y José Ramírez tiró desde fuera del área y logró un golazo para el 3-1.

La cosa se empeoró cuando Andrés Iniestra se hizo expulsar por protestar y de nuevo los ciervos se quedaron con un hombre menos, a los 88 minutos.

La derrota, sexta de la campaña, los pone en peligro, pues el problema del descenso está cada vez más cerca.

Idey horizontal