Ser yucateco es un verdadero orgullo, pero defender la camiseta de todos los yucatecos lo es aún más. Los Venados FC se están renovando con el talento de jóvenes del Estado que tienen ganas de trascender y de lograr el ascenso a Primera División con el equipo de sus amores.

El programa de cantera en el club astado ha comenzado a rendir frutos, y evidencia de ello en la temporada del Ascenso MX y Copa MX fueron los debuts de Saúl Ramírez y Vladimir Suárez, dos jóvenes yucatecos que están dispuestos a entregar todo su talento, sueños y pasión para ayudar al equipo que dirige José Luis Sánchez Solá, el “Chelís”.

Ambos han tenido caminos diferentes para llegar al primer equipo de Venados, pero también guardan amables similitudes en la consecución de este logro, como el apoyo incondicional de sus familias y el gran amor por el futbol. Por ello, las historias de Saúl y Vladimir son dignas de contarse y ser un ejemplo para la juventud yucateca.

Saúl Ramírez: “Voy a dar todo por el equipo, porque sé lo que siente un aficionado”

nota2

18 años

Debutó el 23 de septiembre, contra Murciélagos, en Liga de Ascenso MX

 

¿Cómo empezó tu pasión por el futbol?

Saúl: Desde chiquito me ha gustado este deporte, mi papá me ha inculcado el amor a esta camiseta y toda mi familia es aficionada de los Venados.

Se sabe que desde niño formas parte de la porra “Ultrasol”, ¿cómo ha sido esta experiencia?

Saúl: Mi papá fue el fundador de la porra y mi mamá siempre lo ha acompañado. Es emocionante, porque un día estas cantándole al equipo, pero al siguiente estás jugando y a la persona que le cantan es a ti, es algo muy bonito. No me esperaba debutar tan pronto, pero creo que he trabajado bien y estoy consciente de que puedo cumplir mis metas.

¿Cuándo empezaste a jugar futbol?

Saúl: Empecé a jugar desde los tres o cuatro años, antes era portero, pero un día me pusieron de delantero y ahí me quedé.

¿Cómo llegaste a la cantera de Venados?

Saúl: Jugué primero en Itzaes FC, en Tercera, y el dueño del equipo, con quien estoy muy agradecido, cedió la ficha a los Venados, como un convenio. Se hizo la visoría, me probé y quedé. Desde hace año y medio que soy parte de la institución.

¿Cómo te avisaron de tu debut?

Saúl: Un día antes del partido contra Murciélagos (Clausura 2016), yo había terminado de entrenar con el equipo de Tercera, ya me había cambiado de ropa. Entonces se me acercó el “Chelís” y me preguntó: "¿Por qué no estás vestido para entrenar? Hoy tienes entrenamiento con el primer equipo, mañana vas a salir a la banca, estás convocado”. Me quedé sorprendido y corrí a cambiarme para volver a entrenar.

La noche del partido, ¿cómo la viviste?

Saúl: Estuve muy ansioso porque al estar en la banca había una oportunidad de debutar, tenía que estar concentrado porque cualquier momento me podrían utilizar y logré entrar de cambio a jugar como medio de contención. Cuando terminó el partido, asimilé mi papel y me dije a mí mismo que tenía que comprometerme a partir de ya.

¿A qué te comprometes con el club y contigo mismo?

Saúl: Quiero que la afición sepa que voy a dar todo por el equipo, porque sé lo que siente un aficionado, yo era uno más de ellos hace unos meses y ahora soy jugador. Comprendo el esfuerzo que hace el aficionado por ir a ver al equipo y lo menos que le podemos dar es un buen espectáculo dentro del campo. Yo espero llegar a Primera División, como Henry Martín, quien es mi ejemplo a seguir.

 

Vladimir Suárez: “Lo que más deseo es ascender con los Venados”

nota3

19 años

Debutó el 13 de septiembre, contra Mineros de Zacatecas, en Copa MX

 

¿Cómo fue tu comienzo en el futbol?

Vladimir: A mis papás les gusta mucho este deporte, ambos fueron jugadores y ellos me inculcaron la pasión por el futbol. Empecé a jugar a los 5 años en el Atlas Mayas, luego me fui a jugar a Chivas Mérida, y de ahí llegué a Itzaes FC de Tercera División. Conseguí entrenar en Venados, pasé una temporada en Tercera y ahora logré llegar al primer equipo.

¿Cómo se da tu llegada a la cantera?

Vladimir: Estaba en Itzaes haciendo un buen torneo. El dueño del equipo me consiguió pruebas con Venados y me dijo que le echara ganas para quedar. A los visores les gustó como jugué y así fue mi llegada.

¿Cómo te sentías antes de debutar?

Vladimir: Mi familia me llamaba mucho por teléfono, mis compañeros de equipo me decían que no me pusiera nervioso, que hiciera lo que sé hacer y nada más. Mi papá me dijo lo mismo y en caso de que no me salieran las cosas que no me desanimara.

Y llegó tu momento de entrar a la cancha, ¿cómo lo viviste?

Vladimir: Al inicio sentí nervios, pero como fue pasando el tiempo se volvió mucho más ligera la presión y pude hacer mejor las cosas. Fue un buen debut, cuando el partido terminó mi papá me llamó y me dijo que estaba orgulloso de mí, que no dejara de esforzarme.

Tu hermano Raúl igual ya jugó con Venados y hoy está en Chivas. Son dos futbolistas en la familia, ¿cómo lo toman tus papás?

Vladimir: Mis papas están orgullosos de nosotros por cómo nos esforzamos día con día y porque siempre tenemos los pies sobre la tierra.

¿Qué sueños tienes por cumplir como futbolista?

Vladimir: Lo que más deseo es ascender con Venados y jugar en Primera División. Después quiero llegar a Europa y, por qué no pensarlo, fichar por el Barcelona, que es mi equipo favorito.

 

Por Martín Arias | Twitter: @martinariasm

Decathlon Septiembre Horizontal 1