Todos los domingos llega dos horas antes de que se cante el playball, y lo hace manejando desde Campeche. Casi siempre, también es el primero en saltar al terreno de juego para prepararse, sin importar que sea el coach de pitcheo de los Castores de Mérida.

Ese es Francisco Campos Machado, un lanzador de enorme experiencia, que sin duda es uno de los principales atractivos en la temporada 2016-2017 de la Liga Naxón Zapata de Béisbol.

“Pancho Ponches”, como lo conocen en todas partes del país, no se siente más ni menos en el grupo de peloteros yucatecos, sino que se siente parte de la familia llamada Castores de Mérida, ese equipo comandado por José Caballero y el Lic. Alvaro Vega Valladares, quienes le dieron la oportunidad no sólo de lanzar, sino de también de ser coach de pitcheo, cuando las reglas del circuito no le permitieron seguir haciendo lo que tanto le gusta.

Sin reproches para nadie, Campos Machado está consciente de que tenía toda la actitud de aportar su experiencia en la Naxón Zapata, pero entiende que hay reglas que acatar, y por eso sólo ve hacía adelante y piensa en ayudar desde dónde se encuentre.

“Me habría gustado aportar desde la loma de pitcheo, pero Dios sabe por qué hace las cosas, y si bien se me quitó la oportunidad de ser un jugador activo, gracias a José Caballero y Álvaro Vega se me abrió la de comenzar mi trayectoria como coach de pitcheo, un departamento que me gusta, porque soy de los que siempre busco enseñar a los jóvenes”, dijo el lanzador con 25 años en el béisbol profesional.

Consciente de que siempre se puede aprender, “Pancho Ponches” ha encontrado lanzadores talentosos con los Castores, a los cuales ayuda con ciertos detalles para que hagan mejor el trabajo sobre la loma de pitcheo.

“Hay jóvenes como Álvaro Pacho y Eduardo Sabido, entre otros, que me han externado que en este tiempo que hemos trabajado las cosas han mejorado y eso me hace sentir bien, porque quiero ayudar”, expresó.

¿Tú plan a futuro, es la de ser coach de pitcheo o mánager en la Liga Mexicana de Béisbol?

“Siempre me ha gustado detectar errores, porque tengo la facilidad de visualizar que es lo que no se hace bien, ya que a veces cuando estas en la loma no te das cuenta de ello, y necesitas que otra persona te lo diga para corregir. Sin duda me gusta enseñar y creo que aquí en Castores estoy adelantando los tiempos, porque no me veo en una oficina de un negocio propio, sino me veo dentro del béisbol, en un terreno de juego como coach de pitcheo o como mánager, pero todo a su tiempo, aunque sin duda cuando lo logre, diré con orgullo que aquí con los Castores hice mis pininos”.

Lo que ahora ocupa la mente de Campos Machado es ayudar a los Castores para conseguir su objetivo de ser campeones en la Liga Naxón Zapata, y a la vez prepararse para llegar en óptimas condiciones con los Piratas de Campeche.

¿Qué has encontrado en los Castores que te ha hecho viajar todos los domingos de Campeche a Mérida?

“La armonía, amistad y compañerismo que se percibe en este equipo, y sobre todo, ver cómo Caballero y Vega se esfuerzan para tener un equipo competitivo y humilde”.

¿Llama la atención que cada domingo llegas más temprano que nadie?

“Eso se llama disposición, querer hacer las cosas. Siempre he dicho que para poder ser, hay que querer ser. Trato de aportar mi granito de arena en este equipo. Cada vez que llego, pienso que estoy en el equipo más grande y que hay que dar todo de sí”.

¿Eres el actual “Retorno del Año” de la Liga Mexicana de Béisbol, ahora qué sigue para tí?

“Es motivante recibir una distinción así, porque significa que esa chispa sigue encendida, y te compromete a dar todo tu esfuerzo y entrega en el terreno de juego. Sí Dios me lo permite, quiero seguir haciendo esto, todo el tiempo que sea posible”.

¿Cómo trabajas para seguir a un alto nivel en la Liga Mexicana de Béisbol?

“A estas alturas del partido, trabajas al doble, el compromiso físico tiene que ser extra, porque cuando hay juventud no te duele nada, pero en esta etapa hay que esforzarse más físicamente”.

Tecate mundial horizontal