El beisbolista yucateco y actual pitcher de los Diablos Rojos del México, Omar Basulto, estuvo en Mérida para la serie que disputó su equipo en contra de los Leones de Yucatán, en una de las rivales más vivas de la Liga Mexicana de Beisbol. Muy jovial y sencillo, Omar se sentó con nosotros para charlar sobre su carrera en ciernes, sus inicios y todo lo que piensa en este momento de su vida.

TDJ: ¿Cómo fueron tus inicios en el beisbol?

Omar Basulto: Yo comencé en la Liga Yucatán de Beisbol, ahí me formé hasta los 16 años y luego me uní a Leones, después de un año ya estaba jugando en Estados Unidos. Fue un proceso muy rápido.

TDJ: ¿Qué recuerdos tienes de la Liga Yucatán?

OB: Fue muy importante en mi desarrollo, yo no creo que ningún Estado tenga una liga como ésta, que tiene mucha formación y gente que te ayuda a crecer. Mi mayor recuerdo es despertarme a las siete de la mañana los domingos, ir por mi torta de cochinita y reportarme a jugar a las ocho. Ahí los playoffs son de mucha intensidad y también los campeonatos nacionales. Fue una etapa muy bonita.

TDJ: ¿Jugaste con algún compañero que actualmente esté en Liga Mexicana o en contra de él?

OB: Jugué con Ray Torres, y contra Gerardo Ramírez, de Eduardo Vera, quien sigue con Pittsburgh, y con varios más que estuvieron en sucursales, como Roberto Poot o Linder Castro; Linder es un poco mayor que yo pero siempre jugamos juntos. Son de los que más me acuerdo.

TDJ: Cuando vienes al Parque Kukulcán, ¿qué es lo que más recuerdas?

OB: Yo empecé a venir al estadio como a los 12 o 13 años, cuando me empezaron a decir que tenía habilidades. No venía muy seguido a los partidos porque al otro día tenía que estudiar y no podía desvelarme, pero sí estaba aquí dos veces por semana.

TDJ: ¿A qué jugador de Leones admirabas en ese tiempo?

OB: Siempre veía a Luis Borges y a Óscar Rivera.

TDJ: ¿Cómo fue el apoyo que te brindó tu familia en tu desarrollo beisbolístico?

OB: Como beisbolista profesional nunca estás en tu casa y se necesita que tu gente te apoye, que te digan cuando estás bien, cuando estás mal, que te escuchen, es una parte muy importante. Yo vengo a casa (en Mérida) a lo mucho por un mes o dos meses, es muy poco, pero la familia juega un papel esencial, porque si sientes que te apoyan tú te desempeñas mejor.

TDJ: ¿Qué se siente estar de gira pero dormir en casa cuando vienes a Mérida?

OB: Se siente muy bien, desde antes que inicie la temporada yo ya quería venir a Yucatán a jugar, porque uno está en casa, hace lo que quiera y principalmente está con su familia, aunque sean pocos días.

TDJ: ¿Cómo es enfrentar a los Leones de Yucatán?

OB: Es un reto, de chico los admiraba y todavía lo hago, pero ahora son un rival y quiero ganarles. Me gusta que en el campo se hagan las cosas bien.

TDJ: ¿Te gustaría jugar algún día con Leones de Yucatán?

OB: Claro que sí, pero eso ya sería decisión entre organizaciones. Uno tiene que defender la playera que se ponga.

TDJ: ¿Qué piensas de los Diablos?

OB: Es un gran equipo, tiene mucha tradición y que siempre lo han conocido como un equipo ganador. Me gusta que la gente esté pendiente de nosotros, eso trae presión y te hace crecer como beisbolista.

TDJ: ¿Cómo manejas la presión de que muchos estadios en el país se llenan porque la gente quiere ver perder a Diablos?

OB: Siendo jugador, lo veo como algo muy importante porque con eso la afición te reconoce como un buen jugador por pertenecer a Diablos y porque saben que van a ver buen beisbol. A Diablos siempre se la ha conocido por ser un equipo que da buen “show” en el campo, no nos damos por vencidos, queremos ganar, a veces las cosas no se dan, pero nosotros damos todo en el campo.

TDJ: Hace un año estabas jugando en Ligas Menores con Piratas de Pittsburgh, ¿cómo va ese proyecto?

OB: Con Pittsburgh ya no tengo ninguna relación, terminó mi contrato en octubre del año pasado. Yo pasé a pertenecer a Diablos Rojos en octubre de 2014, pero hasta ahora yo creo que todavía puedo volver, aquí me han dicho que si tengo buenas salidas y que si me voy acoplando a la liga, va a ser más fácil que yo regrese a Estados Unidos.

TDJ: Con Diablos comenzaste como relevista, pero después abriste juegos, ¿cómo fue tu primera salida?

OB: Estaba muy nervioso en el bullpen desde que estaba calentando. Traté de estar tranquilo, pero la sangre se calienta. Una vez que subes al montículo, tienes que hacer tu trabajo, como cualquier otro. Lo único que se tiene que hacer para tener buenas salidas es ser consistente y hacer el trabajo que te pongan los coaches.

TDJ: ¿Cuál es tu mensaje para los jóvenes beisbolistas yucatecos?

OB: Lo más importante es la práctica, eso te ayuda a fortalecerte a la hora del juego. Si tienes buena condición y rutina, no es sólo llegar y decir “soy bueno en esto”, porque hay muchas jugadores que son buenos, pero muy pocos entrenan duro. Eso hace la gran diferencia.

TDJ: ¿Cuál es tu sueño?

OB: Volver a jugar en Estados Unidos.

Datos rápidos
Comida: Spaghetti
Automóvil: Mazda
Otro deporte: Futbol y básquetbol
Equipo de futbol: América
Familia: Mamá
Beisbol: Pitcher
Ídolo: Barry Bonds
Equipo en el que te gustaría jugar: Yankees.